Parada

Originalmente publicado en Septiembre de 2014

 

Hasta ahora os he estado contando lo que vimos durante nuestro viaje al Sur estadounidense. He ido pasando por ciudades, os he ido contado lo que vimos y, con un poco de suerte, os lo habéis podido imaginar.

En lo que no he entrado todavía es lo obvio… Pero si es un roadtrip, no hay muchas horas de conducción? La respuesta es sí, pero las puedes minimizar también, si te lo montas bien

El primer día de conducción larga (más de 4 horas) fue de Savannah a Mobile. Coged un mapa. Coged una regla. Medid la distancia y haced el cálculo… Sí, son muchos kilómetros y suponía pasar DE LARGO de Florida. Sinceramente, Florida no entraba en los planes (tampoco es tan “profundo”).

Horas y horas de conducción, señores, para las que tengo un par de recomendaciones:

1) Llevad un iPod con mucha música que os guste

2) Llevad el móvil … Preferentemente con internet, porque si vas de copiloto las horas van a ser muy largas!

Dejamos Georgia, esta vez vimos el cartelito por última vez hasta 10 días después. Y entramos en Florida. El cambio fue inmediato. Pasamos de “ser sureños” a ser latinos – todas las señales tenían nombres de sitios muy conocidos en España (pasamos hasta un Madrid o un Barcelona!).

Paramos en un par de gasolineras y nos dieron las “gracias”… Bueno me las dieron a mí, David como que asentía … Paramos también a comer de camino y vimos que había otros sureños haciendo un recorrido parecido. Lo supimos porque sólo un sureño se pondría a bendecir la mesa en un subway.

Finalmente, tras muchas horas, llegamos a Mobile en Alabama. Los mobilienses (se llamarán así??) piensan que la ciudad es tan importante y parecida a Nueva Orleans . Me encantaría poder darles la razón o estar en contra, pero lo cierto es que llegamos tarde y con el tiempo justo para llegar al polígono industrial en el que nos quedábamos para hacer el check in. Sí, polígono industrial, con todo su glamour, por $30… Sinceramente de las mejores estancias que he tenido.

Al día siguiente salimos (con alerta por tormenta) con dirección a Nueva Orleans. Está a 2 horas o así y el tiempo estaba tan mal que paramos a desayunar y a esperar que el mal tiempo sanara. En el café en el que paramos averiguamos por qué Alabama es el estado obeso por excelencia del territorio americano…. 2 huevos, patatas, bacon, tostadas y café por $5 por persona… En fin…

Cómo llegamos a Nueva Orleans? Sinceramente, todavía no lo sé. La ventolera era increíble. Podríamos haber caído en el golfo y no lo hubiéramos sabido. Podríamos haber chocado con los de delante y no lo hubiéramos sabido tampoco. No se veía nada. Pero nada en absoluto. Todo era una cortina de lluvia y niebla y pequeñas luces de coche delante, detrás, en todas partes.

La cuestión es que llegar, llegamos, y creo que jamás he estado tan contenta de llegar a un sitio. No nos esperábamos que Nueva Orleans fuera a calmarnos tanto los siguientes 4 días; gracias a Dios, lo hizo.

Pero eso lo dejo para otro día.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s