Atlanta

Originalmente escrito en Abril del 2014

Como ya he mencionado más de una vez, soy una súper aficionada de la gimnasia. Además de súper aficionada, soy ex gimnasta, algo que nos suele dar (o eso pensamos) total autoridad en nuestras opiniones en todas las disciplinas deportivas de la misma.

Para todas las gimnastas de rítmica española (sí, la de la cinta, pelota, etc), el verano del 96 es EL VERANO por excelencia. Aún lo recuerdo como si fuera ayer:  tenía 14 años y estaba pasando unas semanas en Irlanda mejorando el inglés. Las olimpiadas coincidían en las mismas fechas y, como eran en Atlanta, había una diferencia horaria, así que veía todo de madrugada en diferido en la BBC o en RTE (cadena irlandesa).

Tres de la mañana – Elena está preparada (bueno, lo siguiente!) para ver la final de conjuntos de gimnasia rítmica. La van a ganar las búlgaras (siempre se llevan el oro), pero las españolas ganarán medalla si no fallan seguro.

Sale España en la primera rotación … Clavado. Elena se muerde los puños para no chillar de la emoción. Sale Bulgaria … Muy bien pero lanzamientos cara a cara – más fácil – pero seguro que las jueces las puntúan mejor… Ostras, las españolas van primeras… Bueno, ya habrá ajustes en la segunda rotación

Segunda rotación… España clavadísimo. Bulgaria… De nuevo me parece más fácil…. Rusia…. Cagada tras cagada… Bielorrusia (y éstas me encantan también)… Les chocan dos varillas de cinta… EN EL AIRE…. En la vida he visto eso !!

Y de repente…

ESPAÑA ES CAMPEONA OLÍMPICA !!! Elena está en Irlanda a las 4 y algo de la mañana, con los puños ya roídos, celebrando, sola, en un país que no sabe lo que es la gimnasia rítmica… Lloré sola del momentazo que esa medalla supuso.

18 años después, me encuentro en la ciudad de aquel verano, mirando una placa con los nombres de las niñas de oro… Quién me lo iba a decir.

Atlanta es una ciudad grande y la “capital” del sur profundo estadounidense. Es nuestro primer día (no cuento la noche anterior) y mientras miramos en la guía de nuevo las cosas que podemos hacer, todo se reduce a:

  1. Parque de los JJOO
  2. El mundo de Coca Cola (es de allí)
  3. Sweet Auburn – de donde era Martin Luther King Jr.

Son las 9 de la mañana y descubrimos que la maratón de Atlanta es hoy (y lleva en curso desde las 7 de la mañana). Como termina en el parque, decidimos adentrarnos en el mundo más Yankee total…  El museo de la coca cola.

Entre luces de neón, mascotas terroríficas y pósters, descubrimos que el creador era una farmacéutico que mantuvo el precio de 5 centavos durante generaciones. Descubrimos también que al parecer hubo un montón de bebidas “copionas” como “Cola Nip” o “Cherry Coq” y también lugares que se han proclamado como sitios de origen original de la Coca Cola. Y es que esta fórmula es tan importante que en su día se usó como garantía para un préstamo…

En fin, tras unas 2 horas en el mundo de la bebida refrescante más conocida del mundo (incluyendo 30 minutos de cata de bebidas de la compañía en cada continente), decidimos que ya estaba bien de tanto universo corporativo yankee y nos fuimos a ver el parque.

El parque del centenario no tiene más que una fuente con los 5 aros y unos jardines con placas de homenaje a los ganadores de medallas olímpicas durante los juegos. Marta Baldó, Nuria Cabanillas, Estela Giménez, Lorena Gurendez y Estíbaliz Martínez… Ekaterina Serebryanskaya, Yanina Batyrchina (escrito mal en la placa) y Elena vitrichenko… Fermín Cacho… Carl Lewis… Un honor estar ahí presente viéndolo; me emocioné. Tengo a varios de esos atletas en el Twitter y a Vitri y a Yanina en el Facebook, así que se lo envié a todos. Todos me contestaron emocionados…

Para emoción (y de otro tipo), la vivida en el sur en los años de la segregación. Creo que a muchos de nosotros se nos olvida que hasta hace relativamente poco (desde un punto de vista universal), la sociedad estadounidense se encontraba dividida por no más que un color y una frontera. Y lo peor es que esta diferencia venía de largo.

Volvamos a 1860. Lincoln gana las elecciones y se convierte en presidente. Uno de los puntos de la agenda de Lincoln siempre había sido la abolición de la esclavitud. El Sr Licoln quiso ir paso a paso con esto pues sabía que en los estados sureños dos tercios de la riqueza del señor en una plantación eran los esclavos, a los cuales vendían, intercambiaban, etc. La abolición plena de la esclavitud significaba entrar en la pobreza. Ellos lo sabían y crearon la Confederación justo antes de la inauguración de Lincoln.

Sabemos que acabaron perdiendo la guerra y se abolió la esclavitud. Los esclavos se vieron liberados pero no respetados y eso duró hasta que empezó la revolución q finales de los 50. Una tal Rosa Parks se hallaba cansadísima un día después del trabajo, cuando subía al autobús. Le dolían las piernas y agradeció encontrar un espacio vacío, en la parte directamente detrás de la reservada para personas blancas en el bus. Desgraciadamente para Parks, tras un par de paradas el conductor movió la señal que indicaba dónde empezaba la zona para gente de color y se le pidió que se levantara (a ella y a otras 3 personas) pues unas persona de raza blanca querían sentarse cuando no había sitio. Supongo que la pobre Rosa debía estar echa polvo (física y psíquicamente)  porque dijo que “nanai” que ella no se iba a levantar.

Alabama era uno del estados más duros con las leyes Jim Crow y este tipo de cosas suponían violaciones serias. El resto es historia. Digno es de mención que unos meses antes, Claudette Colvin, una estudiante también de Alabama, había hecho exactamente lo mismo, lo que pasa es que como se quedó embarazada poco después, no estaba casada y era menor de edad, no era una candidata ideal para la vida pública de entonces. Otras como Mary Louise Smith y Aurelia Browder también fueron detenidas por no dejar sus asientos.

Volviendo a Atlanta, y siendo ésta una gran ciudad en un estado sureño, en ella también se seguían las normas y leyes que limitaban los derechos de las personas de raza negra. Diferentes baños, fuentes, cines, restaurantes… Incomprensible hoy en día. Gracias a Dios aquello lo era también para un tal Martín Luther King Jr.

Nació en Atlanta en un barrio llamado Sweet Auburn. Hoy en día es un barrio bastante venido a menos y que visitamos caminando desde el centro, un error enorme, pues nos dio un “canguele” horroroso. Martin nació y creció en Atlanta. Estudió en varias universidades, entre ellas Boston y como pastor le mandaron a Alabama. Fue allí donde empezó a dar discursos en sus misas. Inspirado por Gandhi, se fue a la India y allí decidió que trabajaría por conseguir que todas las personas de raza negra tuvieran los mismos derechos sin distinciones. Y lo haría sin usar violencia.

En Sweet Auburn aprendimos sobre su vida, su labor y su legado en el centro que lleva su nombre. Para ser franca, me esperaba más del centro en sí, pero si quiero ser sincera, esperaba más de todo Atlanta. Una ciudad con tanta historia, tal legado, y de alguna forma grande, vacía y no con muchos incentivos desde el punto de vista vacacional. No es que no me gustara, simplemente no me extraña que rodaran The Walking Dead aquí, no hay casi nadie en las calles.

Aquí doy por terminad la parada número 1 de nuestro viaje por los estados sureños de los EEUU. Ya os contaré más en las siguientes

Un saludo y gracias por leerme

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s