Roma

Originalmente escrito en Febrero de 2011

Acabo de volver de Roma, un sitio en el que no había estado desde hace 13 años!!! Ni yo me puedo creer que haga tanto tiempo! El viaje era parte por trabajo, pero la verdad es que como tenía  unas horas libres, me he escapado a ver, de nuevo, una de las ciudades más bonitas del mundo.

Llegué ayer, después de un vuelo mañanero nada aconsejable, por cierto… Me tuve que levantar a las 3 y cuarto de la mañana , fui recogida por un taxi que me llevo a Clapham (bueno, al taxista le llevé yo con direcciones, porque el tío no tenía ni idea de dónde vivía mi compañera de trabajo – yo tampoco!) y, finalmente, a Gatwick. Todo ese rollo nos llevó hora y media, por lo que llegamos a Gatwick a eso de las 5 y media, cuando quedaba, aún, una hora y 20 minutos hasta que nos tocara salir.

Con la tripa llena de copos de avena y café, nos sentamos en nuestros (in)cómodos asientos de Easyjet con destino a Fiumicino. Mi compañera se quedó tiesa, mientras yo leía un libro como se les hace a los bebés , para ver si me entraba el sueño…

Una vez llegados a Roma, fuimos al hotel y después a las oficinas (teníamos que trabajar al fin y al cabo) hasta la tarde. A eso de las 7, nos vino a buscar el bus que nos llevaría a cenar.

Nos dejo en Piazza del Popolo… No sé si fue la mezcla de la noche sobre la roca, iluminada por la luz ámbar de las farolas, pero para mí supuso el reencuentro con mi Mediterráneo, de noches anaranjadas y días azules y blancos… Mágico…

 

De camino ya por la vía del corso, entre callejula y callejuela y contraluz con contraluz, llegamos al restaurante, donde nos sentamos y donde mandé a la dieta a tomar por saco por una noche.

Que por qué lo hice? Pues porque mientras llegaba el picoteo (de nuevo mi querido Mediterráneo) se me empezaron a poner los ojos como platos. Bruschettas (con los tomates más rojos, grandes y sabrosos que he visto en mi vida), embutido (de todo- el español me gusta más), queso, focaccia, alcachofas, berenjenas… Y aceite, todo bien rehogado con aceite.

Comida simple, sin florituras y de las que realmente dejan que los ingredientes hablen por sí mismos… Casi secuestré a "la mamma" para que me dijera dónde  escondía los tomates!

Después de los entrantes, la gente se puso a pedir pasta, pizza… Yo pasé , pues no tenía  más hambre… Cómo??!!! Una servidora no teniendo más hambre??? La dieta debe estar funcionando….

Despues de cenar yo me fui para el hotel y algunos salieron… Eran las mil de la mañana y yo llevaba 22 horas despierta y como planeaba echarle un vistazo a Roma al día siguiente, era mejor irme a la cama.

El horario de hoy era diferente, por lo q era mucho mas fácil ver Roma en un par de horillas.

Después de desayunar, un chico del trabajo y yo nos hemos ido hacia el Coliseo. Mira que no es mi sitio preferido, pero aún asi me ha impresionado más que la última vez que lo vi. Enorme, majestuoso… Vacío…. Hasta que por supuesto he sacado la cámara del bolso y han empezado a aparecer verdaderas HORDAS de gente… De cómo destrozar la foto perfecta… En fin….

Ya más tarde y después de comer, se han ido todos hacia el aeropuerto y, como mi vuelo salía 3 horas y pico después, me he ido a hacer una expedición 🙂

La primera parada ha sido el Vaticano. Por el tiempo q tenía, no me he metido dentro, pero he echado unas fotos y un video en la Piazza San Marco. Desde luego es un lugar bellísimo, pero en cuanto a inspiración… Pues es una lástima, pero yo creo que ni a mí ni a todos los jovenes qque reproducían  escenas de Ángeles  y Demonios nos llevaba el lugar al nirvana en sí. No sé, quizá sea simbolo de lo que supone la iglesia para nuestra generación (lo cual no quiere decir  que no exista fe).

En fin, con mapa y cámara en mano me he dirigido hacia el otro lado del río , camino a mi segunda parada… Piazza Novona y su "foradada". Lo que más impresiona de estos sitios es que los romanos se sientan en fuentes de mas de 500 años como si fuera lo más normal del mundo… También a destacar una tienda de disfraces de las bien antiguas, de las que ya empezaban a desaparecer cuando yo era niña…

Y como estaba descubriendo que el centro de Roma no era tan grande como yo recordaba, me dirigí hacia el Panteón, mi tercera parada. No sé por qué , pero siempre, siempre, he identificado a Roma con este edificio. De hecho, era de lo poco que recordaba de la última  visita a la ciudad.

Y como el Panteón esta "al lado" de la Fontana di Trevi, pues me he ido para allá. De camino a esta cuarta parada, me he acordado de lo que era caminar por Roma. Las serpenteantes pequeñas calles, en las que por España dudarías caminar, que te llevan a lugares históricos y realmente preciosos. Ese es el caso de la Fontana di Trevi. La ultima vez que la vi no me acabó de gustar, me acuerdo que pensé que era pequeña y que era un poco "churro"… El pensamiento que me ha pasado por la cabeza hoy no tenía  nada q ver con la repostería… Es más , me ha dado muchísima lástima  no poder pasar más tiempo mirándola, apreciándola, absorbiendo los detalles… He sacado un par de fotos q ni de coña  le harán justicia al lugar y me he ido.

Y es que me he ido a recordar un particular viaje al pasado. Mi quinta y, tristemente, última parada, me ha transportado al viaje de estudios de 1998, en el que posamos todos los de 2o de BUP en las escaleras de la Piazza de Espagna, cansados de nuestra caminata con las martens… Para rememorar este momento me he sentado en el lugar exacto en el q me senté hace 13 años posando para una foto que espero tener todavia por España…

Como ya se acercaba la hora de tener que dejar Roma, me he echado el bolso al hombro y me he ido hacia el hotel, donde ha venido un taxi a buscarme para ir a la estación de tren ( "el mismo" iggy pop me ha llevado), donde he cogido un tren de camino a Fiumicino, donde empecé a escribir esta entrada del blog. Ahora mismo estoy sobrevolando la Bretaña, mientras las azafatas (una clavada a la gimnasta kondakova y otra clavada a una de las de arriba y abajo) pasan con el carrito…

Antes de acabar la entrada con una de mis "magníficas" frases, comparto una anécdota. Conocida es mi frustración de no ser reconocida como española muchas veces en España (cada vez q voy al supermercado, me dicen lo de : its zrijandred and certizri)… En Roma me han parado 3 veces pensando que era italiana! La primera vez ha sido justo al lado de la piazza novona, donde un reportero me ha preguntado algo que tenía  que ver con berlusconi. Le he dicho que no era italiana y me ha preguntado si hablaba en serio! Igual salgo en las tomas falsas de un programa italiano…

La segunda, un tío me ha parado para preguntarme dónde estaba un sitio. Le he dicho q no era italiana y el tío ha dicho: "ah,no lo eres?"

Y la tercera ha sido cuando me he subido al taxi y el tío ha empezado a soltar una parrafada… Le he dicho que le entendía más o menos pero que sólo le podía contestar en castellano… Me ha dicho que parezco Italiana (y el se parecía a iggy pop-version gayer- pero iggy pop al fin y al cabo). Me he empezado a reír y le he dicho que era la tercera persona en sugerir lo mismo hoy… Asi que, de coña, le he preguntado si me parecía a la Loren… Me ha mirado por el visor y ha dicho:

– Tu mirada tiene carácter, como la de la Loren

En fin, que no estoy tan buena como ella, pero debo llevar la misma cara de mala ostia q ella lleva.

Que viva Roma y la loba que le parió

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s